Prolegómeno a no sé bien qué. Esbozo de nada.

He tenido muchos blogs, múltiples: de una temática, de dos temáticas, de todas las temáticas; ocultos, públicos; olvidados, perdidos, borrados; alguno que nadie leyó, alguno que alguien seguía. Los dejé del mismo modo que dejé de publicar cosas en mis redes sociales: porque en aquellos años de adolescencia y postadolescendia eran como un desdoblamiento de mi personalidad, algo extraño, como un doble de mi yo más deseado que real, como una identidad paralela, virtual. Quise buscarme de otro modo. Y he vuelto. Ya no es una cuestión de identidad, el ser o el parecer ya no me interesan, ya no me preocupan. Me interesa el hacer. Y este blog será una forma de hacer haciendo nada: un intento de intercambio, una prueba, una colección cronológica de pensamientos, un deseo de reflejar el proceso que tal vez me lleve a algo o como hasta el momento a nada.

Anuncios